Portada - Opinión - Hojas Sueltas
Venirse al suelo por una carta mistonga
22/06/2016 | Hace unos años escribí unas notas recomendando analizar la política racionalmente, priorizando los aspectos esenciales y relevantes, y descartando o pasando a segundo plano los secundarios, sean éstos sentimientos, faltas o delitos individuales.

Sergio Rossi (*)

 
 

"Yo he visto venirse al suelo,

sin que nadie lo disponga,

cien castillos de ilusiones

por una carta mistonga"

Celedonio Flores

 

Hace unos años escribí unas notas recomendando analizar la política racionalmente, priorizando los aspectos esenciales y relevantes, y descartando o pasando a segundo plano los secundarios, sean éstos sentimientos, faltas o delitos individuales. En una de ellas apelaba a las matemáticas, a la antiquísima paradoja de Zenón, a ciertas ecuaciones diferenciales y a la teoría de errores. Ninguna suma de hechos menores negativos debe cambiar la valoración de lo esencial de una política, ninguna acumulación de tácticas fallidas invalida una estrategia correcta.

Sigo pensando exactamente igual, pero dada la desazón que causan los tiempos de derrota, las traiciones, las miserias, corruptelas y delitos de los propios �dejemos de lado las de los ajenos-, vaya una vuelta de tuerca más sobre la cuestión, invocando también la estructura matemática del universo.

 Afirmar que ninguna acumulación de fallas menores ha de afectar la correcta valoración del conjunto no implica que el varón prudente deba menospreciar los errores y zambullirse en el delito o la deshonestidad recurrente. El refrán dice que muchos perros hacen a la muerte del ciervo, y también los estudiantes de ingeniería tienen a mano una fábula matemática para mirar y aprender. Y si de ingenieros civiles se trata, más todavía.

 Se puede diseñar, calcular y construir una columna para soportar cargas y esfuerzos eficazmente. Esas cargas actúan verticalmente, sobre la dirección del eje de la columna. Sin embargo, si la relación entre el largo de la columna y las tensiones supera ciertos límites, cobra dimensión el efecto del pandeo. Por ciertas imperfecciones del material comienzan a manifestarse pequeñas tensiones de corte, esfuerzos perpendiculares al eje de la columna. Esos esfuerzos, si se acumulan, producen deformaciones transversales y varían la configuración geométrica de la pieza. Al cambiar la geometría, el esfuerzo principal, el de la línea del eje, hace que los esfuerzos de corte se magnifiquen y varíen más todavía la deformación, hasta el colapso final de la estructura.

Arriostrar es sujetar la estructura para que no se salga del eje, disponer de pequeños elementos que mantengan la configuración y anulen los desvíos. Esos arriostramientos suelen considerarse con razón secundarios, que no es lo mismo que prescindibles.

(*) Ingeniero. Ha sido concejal en Rosario (FPV) y funcionario municipal, provincial y nacional.
Altura del Río Paraná
3,18
arriba
Fecha: 19.10.2017
Facebook
IOSPER

Desarrollado por La Difusora - Comunicación digital | 2011
Destinatario:
e-mail:
Remitente:
Nombre:
e-mail:
Mensaje:
Código: captcha
DIAMANTENOTICIAS mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.
El mensaje se envió en forma correcta.
Muchas gracias por comunicarse.
Ocurrió un error y no se pudo enviar el mensaje.
Intente nuevamente en unos instantes.